Final

… y el asesino resultó ser, finalmente, el mayordomo. ¡Quién se lo imaginaría!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *